Cuánto azúcar se puede consumir por día y cuáles son los riesgos de superar el límite

Agencias.- En la actualidad, la preocupación por el consumo excesivo de azúcar y sus efectos en la salud llevó a un debate en la comunidad médica y nutricional. Estudios recientes, por ejemplo, indican que el estadounidense promedio consume aproximadamente 17 cucharaditas de azúcares añadidos al día, una cantidad significativamente superior a la recomendada por las directrices dietéticas.

Esto llevó a una alarma sobre las enfermedades asociadas con el consumo excesivo de azúcares añadidos, tales como la diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas y caries dentales.

Las recomendaciones actuales sugieren que los adultos limiten su ingesta de azúcares añadidos a no más del 10% de su ingesta calórica total diaria. Según las Guías Alimentarias para los Estadounidenses, esto equivale a no más de 12 cucharaditas (50 gramos) de azúcar añadido por día en una dieta de 2.000 calorías.

Sin embargo, la American Heart Association (AHA) propone un límite aún más bajo, recomendando que los adultos no superen el 6% de su ingesta calórica diaria, lo que se traduce en de 6 a 9 cucharaditas (alrededor de 30 gramos) para el mismo nivel calórico.

Para los niños, las recomendaciones son aún más estrictas. La Academia Americana de Pediatría advierte que los menores de 2 años no deben consumir azúcares añadidos y sugiere un límite máximo de 6 cucharaditas (25 gramos) diarios para niños mayores de 2 años y adolescentes.

Leer las etiquetas nutricionales es vital para diferenciar entre azúcares naturales y añadidos en los productos alimenticios. Los azúcares totales listados incluyen ambas categorías, mientras que los azúcares añadidos, que representan un riesgo mayor para la salud, se especifican aparte, permitiendo a los consumidores tomar decisiones informadas.

Es importante distinguir entre los azúcares naturales, presentes en frutas y productos lácteos, y losazúcares añadidos, los cuales incluyen sustancias como fructosa, miel, jarabe de arce y agave.

La digestión de los carbohidratos complejos presentes en los alimentos integrales libera azúcares naturalmente, pero ofrece además nutrientes esenciales y fibra, que ayudan a moderar la absorción de glucosa y promover la salud intestinal.

Los efectos en la salud de un consumo elevado de azúcar se extienden más allá del aumento de peso y obesidad; incluyen problemas cardiovasculares, caries dental, y en algunos estudios, se ha relacionado con un aumento en el riesgo de desarrollar enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD), particularmente por el consumo excesivo de fructosa.

Aún así, es esencial reconocer que estas condiciones están influenciadas por múltiples factores, incluyendo la genética y el estilo de vida, y que los estudios hasta ahora son en gran parte observacionales.

Algunos consejos para reducir la ingesta de azúcar

Reducir la ingesta de azúcar puede ser más sencillo comenzando por identificar y modificar las fuentes principales de azúcares añadidos en la dieta, eligiendo alternativas más saludables ajustando el consumo de bebidas y alimentos con alto contenido de estos azúcares.

  1. Aumentar el consumo de frutas enteras: Las frutas son una buena fuente de azúcares naturales, fibra y nutrientes esenciales que pueden ayudar a satisfacer los antojos de dulce de manera saludable.
  2. Elegir cereales integrales: Optar por cereales integrales en lugar de aquellos refinados o procesados, que a menudo contienen azúcares añadidos.
  3. Moderar el uso de aderezos y salsas comerciales: Muchos aderezos y salsas, incluyendo kétchup y aderezos para ensaladas, contienen altas cantidades de azúcar añadido. Considera hacer versiones caseras para controlar la cantidad de azúcar.
  4. Optar por lácteos naturales o sin azúcar añadida: Los yogures y leches saborizadas pueden contener azúcares añadidos, por lo que es recomendable elegir versiones naturales o sin azúcar añadida.
  5. Reemplazar el azúcar en recetas: Al cocinar o hornear, prueba sustituir el azúcar por puré de frutas como manzanas o bananas para añadir dulzura de manera natural.
  6. Evitar los alimentos “bajos en grasa” procesados: Algunos productos procesados bajos en grasa compensan la reducción de sabor con azúcares añadidos.
  7. Prestar atención a los productos “sin azúcar”: Algunos alimentos etiquetados como “sin azúcar” contienen alcoholes de azúcar o edulcorantes artificiales que pueden tener otros efectos en la salud o en la dieta.
  8. Desarrollar hábitos de snaks saludables: Preparar colaciones saludables como verduras con hummus o quesos bajos en grasa puede ayudar a evitar el consumo de snacks procesados altos en azúcares añadidos.
  9. Beber agua aromatizada naturalmente: Para aquellos acostumbrados a bebidas dulces, el agua con rodajas de frutas cítricas, pepino o hierbas como la menta, ofrece una alternativa refrescante sin azúcares añadidos.
  10. Educarse sobre los nombres de los azúcares: Familiarizarse con los nombres que pueden usarse para los azúcares añadidos en las etiquetas de ingredientes ayuda a identificar y evitarlos.