Revisan protocolo para las elecciones

El jefe de la Policía Militar Electoral, mayor general Juan José Otaño Jiménez, sostuvo un encuentro con los jefes de zonas electorales y supervisores de recintos, con el objetivo de verificar los protocolos de seguridad, procedimientos y condiciones para el accionar del personal en las próximas elecciones.

El encuentro realizado en el Ministerio de Defensa (MIDE), se centró en la revisión exhaustiva de los protocolos de seguridad y los procedimientos operativos establecidos, con el fin de asegurar una ejecución transparente y eficaz del proceso electoral en el que participarán más de 55 mil miembros de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional.

Durante la reunión, se analizaron los planes de acción y se ajustaron los procedimientos para fortalecer las operaciones de seguridad en los colegios electorales. Este ejercicio de revisión permitió identificar áreas de mejora y reafirmar el compromiso de todos los participantes con un proceso electoral seguro y ordenado.

El procurador especializado en Crímenes y Delitos Electorales, Iván Feliz, realizó una presentación sobre las actuaciones y coordinaciones de los fiscales electorales y los miembros de la Policía Militar Electoral en el enfrentamiento contra los crímenes electorales, las formas y protocolos para tratarlos durante el proceso eleccionario.

Este esfuerzo colaborativo entre la Policía Militar Electoral y los supervisores de las zonas operativas electorales es fundamental para prevenir cualquier irregularidad y para responder de manera efectiva a cualquier incidente que pudiera surgir durante la jornada electoral.

El propósito del encuentro fue garantizar que todas las acciones de seguridad, coordinadas por la Policía Militar Electoral, cumplan con los más altos estándares de integridad y eficiencia. Se enfatizó la importancia de mantener el orden público y de cultivar un ambiente de confianza entre los electores, lo cual es esencial para la legitimidad del proceso.

Otaño Jiménez y su equipo reiteraron su dedicación a preservar la estabilidad y la paz durante el evento democrático más importante del país.