Cómo el yoga puede ser un aliado para mejorar la salud del corazón, según un estudio

Santo Domingo.- El yoga puede ayudar a mejorar la salud a largo plazo de las personas con insuficiencia cardiaca, encontró un estudio reciente.

“Los pacientes que practicaban yoga además de tomar sus medicamentos se sentían mejor, podían hacer más, y tenían corazones más fuertes que los que solo tomaban medicamentos para su insuficiencia cardiaca”, señaló en un comunicado de prensa el investigador principal, el Dr. Ajit Singh, del Consejo Indio de Investigación Médica y de la Academia Manipal de Educación Superior de la India.

La insuficiencia cardiaca puede tener efectos devastadores en la calidad de vida de una persona, dejando a los pacientes cansados, sin aliento e incapaces de participar en sus actividades habituales, señalaron los investigadores.

Siete señales de que se está envejeciendo bien, según los expertos

El estudio incluyó a 85 pacientes, de entre 30 y 70 años de edad, en tratamiento por insuficiencia cardíaca en el Hospital Kasturba en Manipal, India. Todos se habían sometido a un procedimiento cardíaco en el último año y estaban tomando medicamentos para el corazón.

La investigación indica que el yoga, al combinarse con medicación, potencia la salud del corazón en pacientes afectados

(Imagen ilustrativa Infobae)

Los investigadores eligieron a 40 personas para que participaran en yoga y a 45 pacientes para que solo tomaran sus medicamentos como grupo de control.

Durante una semana, a las personas del grupo de yoga se les enseñó una práctica de yoga que se centra en la respiración, la meditación y la relajación. Luego se les aconsejó que continuaran haciendo yoga por su cuenta en casa, en sesiones de 50 minutos una vez a la semana.

Los investigadores revisaron la estructura y la función cardíaca de todos los participantes al comienzo del ensayo, a los seis meses y al año. El equipo midió la capacidad del corazón para bombear sangre, la función de su cámara de bombeo principal, así como la presión arterial, la frecuencia cardíaca, el peso corporal y el índice de masa corporal (IMC). El IMC es una estimación de la grasa corporal basada en la altura y el peso.

El grupo de yoga demostró mejoras significativamente mejores en todas esas mediciones, tanto a los seis meses como al año, informan los investigadores. “Los pacientes que hacían yoga tenían corazones más sanos y eran más capaces de llevar a cabo actividades ordinarias como caminar y subir escaleras que los que solo tomaban medicamentos”, dijo Singh.

La mejora en la capacidad de realizar actividades cotidianas es uno de los logros destacados por pacientes que combinan yoga con su tratamiento médico, explican en el trabajo

(Imagen ilustrativa Infobae)

Sin embargo, advirtió que los pacientes con insuficiencia cardíaca deben hablar con su médico antes de comenzar a hacer yoga y luego recibir capacitación de un instructor experimentado. También deben seguir tomando los medicamentos recetados a menos que su médico les diga lo contrario.

“El yoga podría no ser adecuado para los pacientes con insuficiencia cardiaca con síntomas graves, que fueron excluidos de nuestro estudio”, dijo Singh. Los investigadores presentaron los hallazgos el domingo en una reunión de la Sociedad Europea de Cardiología (European Society of Cardiology) en Lisboa, Portugal.

Los hallazgos presentados en reuniones médicas deben considerarse preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información. La Facultad de Medicina de Harvard ofrece más información sobre cómo el yoga puede mejorar la salud del corazón.