Canadá podría acoger a 10,000 refugiados uigures en dos años

El miércoles 1 de febrero, los diputados votaron unánimemente a favor de permitir que los miembros de esta minoría musulmana de la región china de Sinkiang encuentren refugio en suelo canadiense.

Esta medida podría afectar a los uigures que viven en países como Kirguistán, Kazajstán, Turquía o Pakistán, pero cuyas vidas siguen amenazadas por el vecino chino.

El gobierno apoya el compromiso de los parlamentarios canadienses de acoger a 10,000 uigures.

El Departamento de Inmigración presentará pronto a los funcionarios electos un plan que detallará cómo serán recibidos.

Sameer Zaberi, miembro del partido gobernante, convenció a sus colegas de la necesidad de ayudar a esta minoría oprimida: «Hemos escuchado testimonios profundamente inquietantes de supervivientes de campos de concentración.

Mujeres que han sufrido tanto que no hablan de lo que han vivido con sus familiares. Lo que he oído me ha quitado el sueño varias veces. Sabemos que se han llevado a niños de sus familias de forma permanente”.

Canadá tiene una tradición de hospitalidad

«Un millón de personas, algunos dicen que tres millones, viven en campos de concentración y de trabajos forzados, por eso pensé que tenía que intentar pararlo ahora.

Tuve que hacer todo lo posible para detenerlo. Afortunadamente, había miembros de todos los partidos que compartían la misma opinión. Y trabajamos juntos, independientemente de nuestra afiliación política, para detener este genocidio», agrega Sameer Zaberi.

«Es seguro que funcionará, no hay duda. Ya lo hemos hecho en el pasado. Canadá tiene tradición de hospitalidad. Podemos hacer este tipo de cosas, aunque sea difícil», concluye.

Como miembro de un comité de derechos humanos, Sameer Zaberi ha escuchado a menudo a uiguresperseguidos por el gobierno chino. Arzu Bugra, que vive en Montreal, lleva cinco años sin saber nada de su familia en China.

La joven de origen uigur cuenta cómo ella y otros voluntarios convencieron a los parlamentarios para que actuaran.

“Les escribimos sobre las noticias de los campos de concentración, sobre el genocidio uigur, sobre los trabajos forzados, sobre las mujeres esterilizadas a la fuerza», explica.

“Y en algún momento hubo diputados que nos escribieron. Así es como pudimos ponernos realmente en contacto con ellos. 

Y los diputados se volvieron cada vez más activos”. Las organizaciones uigures canadienses en el exilio se asegurarán de que el gobierno canadiense cumpla sus promesas.

Entradas Relacionadas